Cómo ahorrar en la cesta de la compra

Comparar
Cantidad máximo Cantidad mínima Como sea posible
10000 €
Contratar
500 € 3 año

BBVA.com
Marcela Rodríguez

Si se tiene claro qué es lo que se va a comer durante la semana, es mucho más fácil comprar solo lo que haga falta. Hacer una planificación de los menús semanales y elaborar una lista de la compra que luego se cumpla, sin caer en compras innecesarias, es fundamental para conseguir el ahorro que se busca. Además, es una forma de controlar la dieta y asegurarse de que sea variada. A la hora de ir a la compra, las marcas blancas son una opción para obtener lo que se necesita a buen precio, sin perder calidad.

¿Cómo ahorrar en la cesta de la compra?
Moises Japón

En el apartado de carnes, se aconseja la compra de carnes magras y económicas como el pollo siempre que se compre la pieza entera y se eviten los paquetes envasados al resultar más caros. Otras carnes bajas en grasa son el pavo, el conejo y la ternera magra. En el caso del pescado, son de consumo preferente los blancos (dorada, bacaladilla, merluza, lubina) frente a los azules que tienen un alto contenido en grasa (sardinas, salmón, caballa, etc.) y que se tienen que consumir igualmente por su calidad pero con menor frecuencia.

Cómo ahorrar en la cesta compra
Héctor Barrueco

Para ahorrar no se trata de hacer cada semana un cálculo matemático de la suma de todos los productos, ya que cada semana serán diferentes y, en ocasiones necesitaremos productos de limpieza, de higiene personal, alimentos en lata… que no todas las semanas están en la lista. Por lo que lo ideal es fijar un presupuesto semanal aproximado, así lo que no sea necesario lo sacaremos (inconscientemente) del carro y, pensaremos que la semana siguiente puede que entre en el presupuesto. Pero el truco esta en fijar un tope aproximado, no es sumar todo lo que compramos.

Ahorrar en la cesta de la compra
Iván Morterero

También son ellos los que no necesitan salir a un restaurante porque son muy caros y en casa se come mejor… pero los jóvenes no actuamos igual, llamémonos cómodos, caprichosos o ansiosos de disfrutar de la vida. En lo que respecta a la gastronomía intentamos probar todo lo que haya en el mercado, acudir a los restaurantes que más nos gustan con asiduidad y llenar la cesta de la compra con los productos que nos resulten más sugerentes para el paladar.

Y es que comer es un placer que poco a poco también nos están vetando, no hace muchos días comentábamos que comer se convertirá en un lujo, porque abusan (y no los primeros miembros de la cadena de producción) del consumidor, la alimentación es una necesidad, cada vez se es más consciente de que la salud entra por la boca y son los alimentos básicos los que están llegando a precios desorbitados, véanse cereales, leche y todos sus derivados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*