¿Cuáles riesgos conlleva ser avalista?

Comparar
Cantidad máximo Cantidad mínima Como sea posible
10000 €
Contratar
500 € 3 año

Cuáles son las alternativas a ser autónomo
Talía Sáez

La primera alternativa, y la más arriesgada, es no hacerse autónomo y seguir cobrando. Lo primero que hay que saber es que para ser obligatorio hacerse autónomo es “que sea una actividad por cuenta propia y que se realice de forma habitual”. Si se cobran 100 euros o 300 (o los que sean, aunque no hablamos de grandes cantidades) una vez al año o cada 3 meses no es habitual. Si se cobra 50 céntimos cada día ¿estamos hablando de algo habitual? Depende de cómo se interprete, hay quien dirá que sí y es cierto, y hay quien dirá que no. Una medida a tener en cuenta es tener en cuenta el salario mínimo interprofesional: si se cobra más que eso hay que hacerse autónomo. Para más información puedes consultar el blog de Gestoria Barcelona. Pero si alguien quiere hacer otra interpretación puede hacerla, aunque ¿les compensa tener a un inspector de hacienda investigando a una persona que cobra 1000 euros al año? No (aunque podría suceder).

Riesgos de ser avalista
Hector Lain

d) En el supuesto de pluralidad de avalistas, por ejemplo loscuatro padres de una pareja, en el caso de impago, la entidad puedeacudir contra cualesquiera de los avalistas y, contra lo que la opiniónpública opina, no se divide la deuda por la mitad entre las dosfamilias. La entidad ejecutará sus acciones contra aquél que presentebienes más fáciles de embargo y liquidación.

Avalista/Avalistas
Sebastián Saavedra

En algunos casos las entidades financieras exigen uno o varios avalistas que respondan del préstamo hipotecario en el caso de que no lo haga el prestatario. Es frecuente en los casos en los que la cuantía del préstamo excede el 80% de la tasación de la vivienda. O también, cuando los ingresos del solicitante del préstamo en relación con el importe del préstamo son inferiores a efectos de garantizar su capacidad de pago.

¿Qué es un aval?
Andrea Prats

Ante los riesgos que conlleva el ser avalista y con el fin de evitar situaciones no deseadas, es conveniente aclarar dicho riesgo. Así, en el momento en que se escritura el préstamo, el avalista figurará como tal y allí es donde se establecen las cláusulas que van a regir el funcionamiento del aval. Hay que tener en cuenta que, salvo que se pacte lo contrario, la entidad prestamista no está obligada a informar al avalista del incumplimiento del pago del préstamo y que lo común es que reciban como primera información una notificación judicial. Por ello, es recomendable establecer en el contrato de préstamo la obligación de la entidad de informarle en caso de que el impago se produzca.
Si necesitas más información sobre avales y riesgos de ser avalista, el equipo de Gaztenpresa estará encantado de asesorarte. Puedes acercarte a las oficinas de Bilbao, Donostia o Vitoria.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*