Cuáles son los productos financieros más importantes hoy por hoy

Comparar
Cantidad máximo Cantidad mínima Como sea posible
10000 €
Contratar
500 € 3 año

¿Cuáles son las preguntas más importantes?
Mónica Encarnación

Dios no necesita de nadie ya que es autosuficiente y totalmente independiente. Aun así desde el jardín del Edén hasta los cielos nuevos y la tierra nueva, Dios se ha deleitado en habitar entre los hombres. Antes de la caída, Adán y Eva disfrutaron de una relación perfecta con Dios. Muchos siglos después, Él eligió a la nación de Israel para ser Su pueblo especial, y los invitó a acercarse a Él (Deuteronomio 7:6–9). El apóstol Juan habló del tiempo cuando “aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros” (Juan 1:14) —éste fue el Señor Jesucristo quien vivió entre Su pueblo, enseñándoles la Palabra de Dios y sanando sus enfermedades. Cuando Jesús volvió al cielo, envió al Espíritu Santo para habitar en Sus seguidores (Juan 15:26). El apóstol Juan también profetizó que en los cielos nuevos y la tierra nueva “el tabernáculo de Dios [“está habitando”] con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios” (Apocalipsis 21:3).

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*